9 comentarios:

Martín dijo...

Que bueno que está! Me encantó! Super original. Un beso

Marcelo dijo...

¡Muerte a San Valentín!
Confidente de Dios que suele contar el dinero adelante de los pobres.

Anónimo dijo...

gisela...te haces la culta con eso.y la verdad no me parece que te gusten este tipo de cosas que a simple vista rellenan espacios te has convertido en una vieja con edad de joven.
te conozco de antes y a vos cualquier cosa te distrae ya que sos muy ansiosa e imaginativa..porque no pones algo que puedas escribir y lucirte como periodista o compartir ?y que no sea tan aburrido.
te has convertido en una vieja con edad de joven.

Damián dijo...

¿Será ese el libro de arena del cual nos hablo Borges?

Mariano dijo...

Como me embola cuando los anonimos dicen huevadas y ni firman siquiera....Los comentarios son para sumar, no para decir boludeces.
No me gusto, me gusto, o lo q sea, pero la huevada me saca.

Saludos

PD: Gisela esta bastante grandecita para que la defiendan y no se trata de eso...solo me molesta que dediquen tiempo en eso.

Damián dijo...

Lucas 1:42

No soy partidario de hablar de intimidades, pero lo que para algunos podría pasar desapercibido o confundirse con una patología, para un galeno en formación, no.
De todo corazón la felicito, Dios la bendijo.
Un saludo.

Anónimo dijo...

gisela...te haces la culta con eso.y la verdad no me parece que te gusten este tipo de cosas que a simple vista rellenan espacios te has convertido en una vieja con edad de joven.
te conozco de antes y a vos cualquier cosa te distrae ya que sos muy ansiosa e imaginativa..porque no pones algo que puedas escribir y lucirte como periodista o compartir ?y que no sea tan aburrido.
te has convertido en una vieja con edad de joven

Minombresabeahierba dijo...

se la extraña

Claudio. en el FB

D.P.F. dijo...

Mi sueño

Sueño a menudo el sueño sencillo y penetrante
de una mujer ignota que adoro y que me adora,
que, siendo igual, es siempre distinta a cada hora
y que las huellas sigue de mi existencia errante.

Se vuelve transparente mi corazón sangrante
para ella, que comprende lo que mi mente añora;
ella me enjuga el llanto del alma cuando llora
y lo perdona todo con su sonrisa amante.

¿Es morena ardorosa? ¿Frágil rubia? Lo ignoro.
¿Su nombre? Lo imagino por lo blando y sonoro,
el de virgen de aquellas que adorando murieron.

Como el de las estatuas es su mirar de suave
y tienen los acordes de su voz, lenta y grave,
un eco de las voces queridas que se fueron.. .

Paul Verlaine