100 DIAS

Lo bueno


El debate, la gente se despabiló. Nos despabilamos. Empezamos a hablar de lo que pasa.
La oposición reaccionó y se empezó a despertar en el Congreso, donde dormía acatando la imposición del oficialismo desde hace ya varios años.
Otra vez empezó a importar lo que pasa.
Nos conocimos más a través de los discursos, de las caras, de las miradas, de las palabras, por lo que se dijo y por lo que no se dijo.
Néstor Kirchner después de cinco años volvió a dar una conferencia de prensa, eso es bueno.
Conocemos mas a la presidenta, al ex, a los gobernadores, a D’Elia, a los del campo, a los diputados, a los senadores, a Julio Cobos, a los dirigentes de la oposición, a Moyano, a los vecinos…Hoy todos nos conocemos más y eso, no puede ser malo.


Lo malo

La soberbia
La intransigencia
El capricho
La agresión
La chicana
La intolerancia
La violencia


Sin embargo, más allá de LO MALO, y al revés de lo que piensa la presidenta, de lo que dice el oficialismo, creo que la democracia en estos 100 días se fortaleció. Mi balance, hoy es bueno, a pesar de LO MALO.
A veces para crecer, y para fortalecerse tiene que doler estos últimos cien días dolieron, siguen doliendo, pero creo que estamos creciendo. La democracia está siendo adulta, y ¿quien dijo que eso no duele?
Creo que estamos ante una oportunidad extraordinaria. No la desaprovechemos, seamos prudentes, cuidadosos y responsables. Respetuosos. Seamos adultos, seamos maduros, eso es lo que necesita nuestra democracia: nuestra madurez.

3 comentarios:

CLAUDE dijo...

Estos problemas son como un saducón cívico, ¿no? Apuesto a que muchos se pusieron a leer la CN por primera vez para ver de qué lado está nuestra carta magna.

Gustavomdq dijo...

Gisella coincido con vos,dentro de todo lo malo podemos rescatar cosas positivas,como conocer a las autoridades,leer la Constitución(tal cual dice Claude),preocuparse y estar más pendientes de problemas que aquejan a la sociedad,saber como funcionan las Cámaras del Congreso,etc.Espero que no dejemos pasar el tren y todos (legisladores,ciudadanos,autoridades,medios,etc)estemos a la altura de las circunstancias¡¡

m.o. dijo...

Tenemos un debate a la altura del nivel cultural de este país.

El mismo conflicto en un país desarrollado:

- Nunca hubiera alcanzado los 100 días.

- No tendría como actores a "D´elías" ni "Morenos" (y mucho menos serían funcionarios)

- No tendría cortes de ruta.

- No existiría gente de sectores acomodados de la sociedad pidiendo la renuncia de la presidenta como ocurrió con algunos en Barrio Norte y Recoleta.

- No habría pseudo militantes políticos armados con piedras y palos "defendiendo" una plaza pública vaya uno a saber de qué o quiénes.

- Jamás un ex presidente se hubiera prestado al papelón de mezclarse con militantes pagados por el Estado en una manifestación.

... y la lista podría seguir.

Que la democracia crece, coincido, pero lamentablemente no al ritmo que exige el mundo de hoy.